domingo, enero 19, 2020

Malpasillos y Tajos del río Sábar: Gómer, Doña Ana y Fraile


Entorno: Alta Axarquía, valle del río Sábar (Sector "Camino de la Sierra" entre Riogordo y Alfarnatejo).

CÓMO LLEGAR:

Como ya es costumbre de unos años para acá en todas las mayoría de las rutas que realizamos camino del Torcal, Sierra de las cabras, Camarolos, etc…teniendo en cuenta que partimos de Fuengirola y Málaga principalmente, quedamos para desayunar en el Hotel Restaurante EL CORTE, que se encuentra 1 km mas alla del 2º túnel de la autovía de Las Pedrizas, buen lugar para dejar algún coche y seguir en el de otros compañeros y ahorrar gasolina, pues hay cambio de sentido y tiene muy buen acceso.

Finalizado el desayuno, continuamos dirección Antequera, desviándonos a la altura de Casabermeja, donde tomamos la A-356 que comunica a Casabermeja con Vélez Málaga, antiguo proyecto de la denominada carretera del Arco, cuyo objetivo era unir marbella con Vélez Málaga, enlazando este tramo de carretera, con la que va de Marbella a Monda y de allí hasta Cártama, pasando muy cerca de Coín, Alhaurín el Grande y otras zonas del valle del Guadalhorce. El objetivo de esta carretera era descongestionar la antigua N-340 de la costa y al mismo tiempo, mejorar las comunicaciones del interior. Nosotros la tomamos en dirección Vélez-Colmenar. Cerca ya de colmenar llegamos a un cruce, donde tenemos Colmenar a la derecha y Alfarnate & Alfarnatejo a nuestra izquierda, que es hacia donde nos dirigiremos por la A-7204,  que enlaza con la recóndita carretera A-4152 (antigua MA-115), que comunica el Puerto de Las Pedrizas con Alfarnatejo, faldeando toda la base de la cara sur y este de la Sierra de Camarolos, cuyos míticos cerros y derrumbaderos irán quedando en el margen de la carretera, mientras que a nuestra derecha iremos teniendo cada vez mejores vistas sobre el precioso conjunto de los tajos del río Sábar con la localidad de Alfarnatejo recostada a los pies de la Sierra de En medio, llegando a esta localidad, apenas 4 minutos después de dejar a nuestra izquierda el desvío a Alfarnate a la altura del cruce donde se encuentra la mítica venta Alfarnate, asociada al bandolero Luis Candelas, después de que pasara una noche encarcelado en dicha venta, que también fue punto de encuentro de otros bandoleros que celebraban en esta venta sus timbas, aquí se solían repartir el botín y planificaban sus siguientes asaltos.

Al llegar a Alfarnatejo, el pueblo queda a la izquierda de la carretera, mientras que nosotros tomaremos una amplia pista terriza en muy buen estado, por la que inmediatamente atravesamos el río Sábar (mas bien arroyo) y unos 100 m mas allá podemos dejar los coches en una pequeña explanada a la derecha del carril, que ya queda a tiro de piedra de la Fuente abrevadero del Conejo, lugar muy bien conocido por todos los vecinos de Alfarnate, que será nuestro punto de inicio y final de ruta.
Distancia aprox. 12 km
Desnivel aprox. 1.200 m
Punto de partida: Fuente del Conejo (815m),a las afueras de Alfarnatejo.
Punto más bajo: zona del Cuartillo (695 m), al final del descenso que viene después del Malpasillo.
Puntos más elevados: Malpasillo (990 m), tajo del Fraile (1.229 m), tajo Doña Ana (1.202 m) y tajo Gómer (1.129 m)
Tiempo estimado:  8 horas, si hacemos la ruta en los meses de invierno, llevarfrontales.
Nivel dificultad: MUY ALTO, es una ruta de gran fortaleza física y mental, estado de ánimo muy positivo y no exenta de pasos aéreos como el Malpasillo o el primer tramo de acceso al Tajo Gómer (el Naranco de Bulnes andaluz), que requiere de experiencia en rutas de montaña y no padecer de vértigo.
Puntos de agua: La fuente del Conejo (inicio de ruta).
Tipo suelo: Salvo el primer y último kilómetro y medio de ruta, que discurre por pista, el resto de la ruta alterna campo través por lapiaces salvajes o mares de retamas, donde en ocasiones hay que ir abriéndose paso con ayuda de las manos, o agachándonos para evitar las ramas bajas, siguiendo tenues senderos de cabras o el rastro de la fauna de la zona.
Fecha de realización. sábado 11 de enero 2020, cielos despejados hasta el mediodía, con tendencia al incremento de la nubosidad, y bajada de las temperaturas muy rápidamente, a partir de las 15.00 pm.
26 Participantes: Desde Sevilla vinieron: Ángel González "El Gladiador de Itálica", Ángel Romero "El Guía del Desfiladero"  y Chari Méndez "La Perla del Aljarafe".
Desde distintos puntos de Málaga: José María Saldaña, Isabel Delgado, Manuel Navero "Viriato", Santiago "El Correccaminos andaluz", Marlis Hofer, Manuel Esteban, Roberto "Lobezno", Antonio Francisco Gallego "La Locomotora de Alhaurín", José Luis García "El Corzo del Pico MIjas", Pepe Valenzuela "Mister Chip", Mabel Hidalgo "Libre y Salvaje", Maria José Fernández "La Bota de Oro", Cristina Melgar "la Ardilla de Mijas Costa", Javier de la Fuente,  Fernando Pozo "El Deseado", Alicia "en el país de las Maravillas", Fran "de Los Alpes", rafa Castillo "El Inspector Gadget", Antonio Pascual "El Último Patriota"y un servidor que pasaba por allí.
ESTRELLAS INVITADAS "Senderistas de Leyenda": Lourdes del Río y el mítico Juan Gómez "El Coloso de Casarabonela" (de "Bonelabike").


PASAJES DE LA HISTORIA DE ALFARNATEJO:
En el valle del río Sábar se han encontrado importantes restos del Neolítico, con una antigüedad de unos 5.000 años. Además, en las laderas del Vilo, la cueva de Pela Horá, Cuevas del Chamizo y cueva de la Morronquera o abrigo del Cortijo de la Cueva, se han hallado restos de la época Paleolítico hasta el Calcolítico. Por lo que podemos afirmar que los primeros asentamientos datan de la Prehistoria.
La primera referencia escrita que existe de los Alfarnates (Alfarnate y Alfarnatejo) data del siglo X, cuando se le menciona como "alquería de abundante producción de harina", de ahí su nombre. Concretamente el término árabe "Al-farnat" significa "molino de harina".
Por otra parte, algunos historiadores ubican el nacimiento del mítico Omar Ibhn Hafsun que desafío al califato de Córdoba desde su fortificación de Bobastro en la antigua alquería (hoy cortijo) de Auta, cercano al tajo Gómer.
Sin embargo, la consolidación del núcleo como "pueblo" tiene lugar tras el paso de las tropas cristianas, allá por 1487, procedediéndose a la repoblación de estas tierras por los colonos venidos de otros puntos de la región entre 1489 y 1490. En el S. XVIII, ambas villas dejan de vivir ligadas, convirti´ñendose cada una en pueblos independientes, si bien históricamente han seguido pueblos hermanados entre sí.
El origen de sus gentilicios actuales se remonta a la leyenda que habla de una gran roca que cayó sobre el camino de la Sierra que une a ambos pueblos, para quitarla del camino se acordó que los de Alfarnate llevaran palos para hacaer "palanca" y los de alfarnatejos palas y picos para "socavar la tierra". De ahí lo de "polancos" (los de Alfarnate) y "tejones" los de Alfarnatejo,  
pudieron ser un lugar ideal para vigilar el paso por la zona si, como parece, allí existió una fortaleza que
hoy se conoce como Castillo de Sabar. Algunos historiadores sitúan el origen de Alfarnatejo en una
alquería de época musulmana nacida al abrigo de dicho castillo.
Entre los siglos XVI y XVIII, Alfarnatejo y Alfarnate estuvieron administrativamente ligados, hasta que
se concretó la separación de ambos municipios, y ambos fueron refugio de bandoleros, fenómeno que alcanzó su mayor apogeo a finales del siglo diecinueve se produce el fenómeno del bandolerismo en Andalucîa, que en Alfarnate incidirá de forma especial al encontrarse junto al Puerto de los Alazores, paso natural y camino real de Málaga a Granada.
La economía del pueblo se basa casi exclusivamente en el sector agropecuario, con algo de regadío por los arroyos y el río Sábar que atraviesa sus tierras, con predominio del olivar, almendros y cerezos en los alrededores de alfarnate. Alternado con cultivos de cereal como el garbanzo, estos de calidad y fama legendaria, hasta el puntode que fueron citados por Cervantes.
GEOLOGÍA Y PARAJES DE ALFARNATEJO:
Antes de nada, habría que aclarar que la denominación de “Tajos del río Sábar”, desde el punto de vista geológico, se presta a confusión y de hecho, cuando la denominación de “tajos”, va seguida “del río…que sea” hacemos referencia a un desfiladero por donde discurre dicho río, lo cual no se cumple en el caso del río Sábar. Que nace al N-O de la Torca, atraviesa las calles de Alfarnate, pasa junto a Alfarnatejo, para unirse al río Guaro a la altura de Mondrón, después de pasar entre la base de la cara Este de los cerros del Fraile y de Doña Ana y la cara Oeste de la Sierra de En medio (pico Vilo).
Por lo tanto, desde el punto de vista geográfico-geológico la denominación de “tajos del río Sábar” es incorrecta, aunque popularmente y para entendernos entre nosotros los sigamos llamando así. Respecto al Gómer, Fraile y Doña Ana en realidad forman un precioso conjunto de tres cerros o peñones calizos cuyos verticales tajos contrastan con las laderas arcillosas que lo rodean y que albergan algunos de los terrenos mas fértiles de cultivo de la provincia como son los que se extienden hacia las localidades de Riogordo o Colmenar. El más vertical de los tres peñones calizos es el Gómer (1.129 m), mientras que los peñones del Fraile (1.222 m) y Doñana (1.202 m), alternan laderas más tendidas por su cara norte y sur respectivamente, en contraste con tajos muy verticales por la cara Norte del Fraile, así como su cordal E y O, y el cerro Doñana Ana, por toda su cara S y S-E. En esta crónica os explicamos cuales son sus puntos de acceso mas asequibles sin tener que afrontar ningún paso expuesto, obviamente bajo la responsabilidad de cada persona y hasta donde le dicte su sentido común según su experiencia en terrenos montañosos y condiciones meteorológicas que sean favorables.
Entre los atractivos que encontraron los primeros asentamientos humanos de este entorno aparece la disponibilidad de terrenos margosos y arcillosos que permiten el desarrollo de la agricultura y del pastoreo. Como herencia de un aprovechamiento constante a lo largo de la prehistoria y la historia, cabe señalar la conformación de un mosaico de cultivos de olivar, cereal y almendral, todo lo cual genera un paisaje interno bastante humanizado. Sin embargo, la percepción de los entornos naturales no se llega a perder calidad gracias a la cercanía y a la extensión del bosque mediterráneo en los enclaves serranos que rodean el área.  En estos espacios intermedios situados entre los terrenos deprimidos dominados por los usos agrícolas y, por otro lado, las elevaciones kársticas donde la desnudez de la roca apenas permite el crecimiento normal de la vegetación, encontramos unas franjas en las que se desarrollan las actividades ganaderas y recolectoras de productos forestales. Unas actividades tradicionales que han venido complementando y diversificando la producción agrícola de los pueblos y que, hoy en día, se constituyen en un ejemplo del aprovechamiento sostenible de los recursos naturales.
La Localidad de Alfarnate disfruta de un entorno cuya historia geológica y humana es idéntica a la de su vecina Alfarnatejo. En ambos casos aparecen las tierras agrícolas en los terrenos más deprimidos y llanos, junto con unos aprovechamientos forestales y una cubierta vegetal natural en el perímetro serrano que se complementan unas a otras en el desarrollo de las actividades económicas locales. La presencia constante de los relieves montañosos en todo el perímetro tanto del Corredor de Colmenar en general, como del polje de Alfarnatejo o Alfarnate en particular, crea un escenario suficientemente asimilable por el observador, el cual se siente cómodo al desplazarse por el interior al tener referentes visuales constantes que le sirven para orientarse.
El conjunto de los tajos o mas bien peñones del río Sábar, así como sus vecinas sierras calizas de Camarolos,, de Enmedio, de Alhama... están formadas en su mayor parte por rocas carbonatadas, que dan lugar a relieves muy acusados, formando una alineación montañosa muy abrupta, que abarca materiales comprendidos entre el Triásico y el Mioceno Inferior.
Las calizas blancas masivas constituyen la masa principal de los peñones del río Sábar, destacando la presencia de calizas ooliticas que se concentran en algunos puntos. En la base de los tajos próximos a las dolomías se situan las calizas margosas gris-amarillento. Y en la zona de confluencia de los peñones, concretamente en Los Navazos, donde estuvimos almorzando tras desccender del tajo Gómer y rodear su base por su cara sur y Este, llama la atención el predominio de las margas rojizas, alternadas con silex y brechas en el terreno, como la "Colailla de Doña Ana" por donde ascendimos a Los Navazos.
Resumen itinerario:
1ª parte del recorrido (la parte técnica: Malpasillo y tajo Gómer):
Tal y como estaba previsto, iniciamos la ruta por el Camino de la Sierra, desde la fuente del Conejo (815 m). El inicio de esta ruta discurre por pista terriza de suave perfil ascendente, mientras Alfarnatejo va quedando a nuestra espalda, a nuestra derecha la vertiente sur Chamizo Alto, iluminado por el sol de la mañana a lo largo de toda su cordal, punto más alto de la Sierra de Camarolos, que en ese sector se la conoce como Sierra del Jobo y a nuestra izquierda la cara norte del tajo del Fraile, en sombre, último objetivo de nuestro itinerario.

1,3 km más allá de la Fuente del Conejo, y poco después de pasar junto a un curioso conjunto de casas en cuya entrada se lee "Villa Alta", a la derecha del camino, abandonamos la pista por su izquierda encontrándonos ante un torcalillo que con su caos de bloques nos hará dudar al principio, porque sería muy incómodo e incluso peligroso adentrarnos por encima de las rocas mojadas humedecidas por el relente de primera hora de la mañana, por lo que estaremos atentos a un difuminado antiguo sendero de ganado, que al principio zigzaguea a izquierda, después a derecha y ya definitivamente se reorienta de forma muy directa, en dirección S, ganando altura escalonadamente por un precioso roquedal cuya umbría alberga numerosos líquenes y helechos, alternados con algunas encinas y quejigos, hasta que poco después de salir a campo abierto, llegamos a una preciosa balconada con vistas al Tajo Gómer al Sur y el Fraile a nuestra izquierda.
A la derecha del mismo existe una cumbrecilla rocosa, que ya veíamos iluminada por los primeros rayos de sol de la mañana, y que rodeamos por la izquierda, a través de la vertiginosa cornisa, que impone mucho respeto, pero se pasa sin ninguna dificultad, pues apenas tiene 25 m de longitud, casi todo el andén tiene más de un metro y medio de anchura o al menos un metro de ancho en la única zona que es un poco más estrecha.
 Después afrontamos un descenso siguiendo antiguas sendas de ganado, que a lo largo de un kilómetro, nos llevan en sentido contrario a los tajos del río Sábar, hasta el punto que momentáneamente volveremos a estar a tiro de piedra de "El Camino de la Sierra", descendiendo al paraje de Matagallar.

Llegados a una zona más despejada, ya nos reorientamos dirección S-E, hacia la base del tajo Gómer, de apariencia inexpugnable. El descenso desde el Malpasillo hasta el mencionado prado, es relativamente llevadero, esquivando alguna que otra esparraguera. Pero a partir de aquí la aproximación al Tajo Gómer requiere de mucha paciencia experiencia en terrenos campo través, para abrirnos paso a través de un mar de retamas, coscojas, y algunos tramos de lapiaces cortantes como cuchillos que caracterizan a esa zona de transición cercana a las ruinas de los cortijos del Cuartillo y de Fariñas, que solía servir de escondite para el mítico maqui apodado "Candiles" que era natural de Alfarnate, según se cuenta era un personaje, controvertido y excéntrico dirigente guerrillero afanoso de protagonismo ,influido por la paranoia ,hábil y rocambolesco ,guarecido un tiempo en la zona del puesto de Riogordo, que lo estaba buscando a marchas forzadas desde hacia quince mese. Cuentan que se formó como guerrillero en el campo de Gibraltar, a las ordenes de Lobato y es allí donde coge experiencia para volver a su tierra donde empieza pastoreando ganando en el cortijo del Cuartillo, entonces considerado como grande por sus dependencias de dos plantas y corrales, posicionado bajo la esbeltas figuras de los tajos de Gomer y Doña Ana. Pero Candiles no tarda en montar su propia banda. De sus correrías iníciales se conocen sus asaltos a los camioneros en la carretera Málaga-Granada, en el tramo que iba de Colmenar al Puerto de Los Alazores, poniéndoles barreras de piedra para obligarles a parar.
El 28 de diciembre de 1950 ,un grupo compuestos por tres guardias civiles (Gómez, García, y Duran), que hacían servicio por intervalos de ochos días de vigilancia rural, por casualidad se encontraron cerca de Alfarnate con la pareja de carretera formada por el cabo Ferrer y el guardia Fernández, que venían de la fuente de la Yedra .
Una perra, pastora alemana, propiedad del cuartel que acompañaba al grupo, se mostró inquieta al advertir que en el cortijo del Cuartillo (en el tramo que va de Retamar a Auta) moraban personas extrañas por sus olores y elevado número. Se supo que eran veintiuno.
Estaban alojados en el Cuartillo e hicieron parada y fonda, por que el temporal de agua y nieve los obligo, pero de no haber sido por el mal tiempo, ellos se hubiesen conformado con la hornada de pan y seguido su recorrido, iniciado en el cortijo Los Mangones, dirigidos por Candiles (Rodríguez) como practico.
Existían indicios de un chivatazo por parte del guarda de Cuartillo, que, estando alojado Candiles en el cortijo, intento ir a Alfarnate .Candiles se opuso pero el vigilante logro persuadirlo, al jurarle por su familia que no diría nada.
A esto Candiles le contesto:
Como des parte, te buscaremos aunque te metas debajo del manto de la virgen de Monsalud y pagarás cara tu traición.
Los guardias civiles se presentaron allí, pero Candiles y los suyos lograron escapar por poco.
No obstante, "Candiles" regresó al cortijo del Cuartillo (actualmente en ruinas), una semana después, para pasar la noche en el cortijo, esperando al ventero, del que se quería vengar por haberlo delatado, junto con parte de su cuadrilla, entre los que se encontraba "El Rubio". Al amanecer del día siguiente, día de Reyes de 1951, tras escuchar unas órdenes de la Guardia Civil fuera del cortijo, sin saber qué fuerzas había fuera, lo más lógico habría sido saltar las tapias del corral que daba directamente a los tajos. Pero Candiles, salió por la puerta de entrada con un fusil ametrallador y tirando granadas, una de ellas cayó al lado del guardia civil Fernández, pero con la mala suerte de que la granada cayó sobre un montón de estiércol, como era una superficie blanda no estalló y el guardia civil, aprovechó esta circunstancia, para devolvérsela, matando a Candiles y el Rubio, el resto del grupo salió tan pancho por las tapias del corral y se internaron en la sierra.
Todos estos hechos ocurrieron muy cerca del tramo por donde realizamos la aproximación a la base del Gómer, donde hay que estar muy atentos a no perder la trayectoria del sendero de ganado que nos lleve de la forma más directa posible hasta nuestro objetivo, que gracias a su altitud tenemos como referencia en todo momento.
La aproximación a la base del tajo Gomer, suele resultar muy agria por lo abandonados que están sus senderos de aproximación, invadidos de vegetación. Tal y como nos vamos acercando a su base, debemos rodearlo hacia la derecha, hasta alcanzar una lengua de tierra en forma de “V”  que la primera vez que se llega, se presta a bastante confusión, porque tras remontar la fuerte ladera plagada generalmente de lirios morados y alguno que otro albino, en los mese de invierno, hacia la mitad de esta rampa y en los tajos de la derecha, debemos tomar como referencia un acebuche, junto al cual encontraremos los primeros hitos de piedra, una vez en este acceso, debemos estar atentos a un paso escalonado a nuestra izquierda, con algo de vuelo, pero muy fácil, que en pocos minutos nos lleva hasta el primer collado junto al "Pináculo de Valentín", desde donde ya tenemos unas vistas frontales hacia la gran falla o canal que ya nos deja muy cerca de la cumbre. A este mencionado collado junto al espolón rocoso, también se puede llegar, por un sendero que parte unos metros más abajo del acebuche de entrada y que al principio es muy cómodo, pero unos 25 m mas allá nos obliga a realizar una trepada sobre unos bloques, por los que también accedió parte del grupo.
Tras el mencionado collado, encaramos una leve subida, que nos lleva hasta el inicio de la falla o gran canal, también conocido como "el Gran Tobogán" se trata de un tramo de ascensión tan empinado como ancho, que justo en su tramo central nos da a elegir para seguir progresando entre un paso más vertical, pero con rocas muy compactas y bien escalonadas a nuestra izquierda o una estrecha pedrera poco fiable, con bastante caída de ladera a nuestra espalda. 

En la parte final del tobogán, merece la pena desviarse unos minutos a su derecha, para asomarnos a un impresionante mirador natural con vistas al cerro Doña Ana, de vuelta sobre nuestros pasos hacia la parte alta de la canal, seguimos subiendo un poco mas hasta que llega un momento que giramos a la izquierda unos 160º por un paso muy vertical, pero siempre escalonado.
Ya estamos cerca de la cumbre, pero no está de más dejar los bastones por algún lugar (volveremos sobre nuestros pasos), porque a partir de aquí conviene estar libre de manos, que nos serán fundamentales para llegar a la zona de cumbre, a la que ante todo pronóstico se llega mucho más fácilmente de lo que parece desde abajo, a través de un corredor, con algún que otro caos de roca en nuestra trayectoria, pero sin que nos obligue en ningún momento a afrontar algún paso expuesto, como por ejemplo podrían ser los últimos metros del Almendrón en Sierra Almijara. A pesar de lo emblemática que es esta cumbre está absolutamente huérfana de vértice geodésico, que tampoco tienen los cerros del Fraile y Doña Ana. Tan sólo un pequeño poste de hierro con una placa colocada en su día por el grupo de montaña Vélez Málaga: Andax.
Al llegar a tan emblemática cumbre (1.116 m), disfrutamos de una panorámica 360º realmente magnífica del entorno: hacia el N-E el cerro del Fraile, y al N-O el Chamizo Alto, al Este: el cerro de Doña Ana, con el pico Vilo en segundo término. Hacia el S-E, Periana y más al fondo, la Maroma con Alcaucín y Canillas del Aceituno a sus pies, al Sur: Riogordo, en segundo término el embalse de la Viñuela, el pueblecito que le da nombre, Vélez-Málaga, Torre del Mar y el Mediterráneo y al Oeste: la vecina Sierra del Rey, Colmenar y los Montes de Málaga.
2ª parte del recorrido (la más física: tajos de Doña Ana y del Fraile):
Realizamos el descenso del tajo Gómer con las debidas precauciones sobre nuestros pasos.
Una vez de regreso a la mencionada ladera ("lengua de tierra"), donde se encuentra "La Puerta de Mábel" (acceso al tajo Gómer). Cabe plantearse dos posibilidades para hacer nuestra aproximación a Los Navazos, desde donde se inician las ascensiones tanto al Doñana como al Fraile, que es rodear la base del Tajo Gómer, por su vertiente Oeste y Norte, como hicimos en Marzo de 2011. O bien, rodear la base por la cara Sur y Este, tal y como me propusieron Javier de la Fuente y Manuel Navero, que viven relativamente cerca y son buenos conocedores de la zona, argumentándome que esta opción era mucho mejor y más rápida y que por este otro lado accederíamos al Doñana muy fácilmente. Al coincidir ambos en que rodeando lacara Sur y Este se llegaba mucho más fácil y rápido que por el lado que yo ya conocía, no dude en transigir con su sugerencia, confiando en sus buenos conocimientos del terreno.
De manera que comenzamos a rodear el tajo Gómer, intentando caminar lo más cerca posible de la base de sus tajos, que en todo momento llevábamos a nuestra izquierda, mientras íbamos esquivando retamas y acebuches, al principio la ladera estaba medianamente despejada, pero conforme nos íbamos acercando a su cara Este, con el cerro Doña Ana, ya frente a nosotros, la ladera que caía hacia el barranco que teníamos a nuestra derecha era cada vez mas empinada, el calor apretaba de lo lindo, sin una sola sombra en todo el trecho y había tramos donde a cada paso que dabas tenías la impresión de que ibas a caer ladera abajo, por lo que al esfuerzo de la ascensión, que empezaba a ser cada vez más acusada, se unía la calor y la tensión. Las únicas referencias son intermitentes veredas de cabras que surcan el sectorste, sin dejar de esquivar retamas y ramas bajas de algunos acebuches y coscojas,  al otro lado de la barranquera que tenemos a nuestra derecha se alzan desafiante los imponentes escarpes rocos s de la vertiuente S-O del cerro de Doña Ana, mientras caminamos con rocosos  el pìe izquierdo muy por encima del derecho, sobre una empinada ladera formada a partir de los mantos de derrubio calizos, producto de la erosión y la orogenia alpina, cuando entraron en contacto las placas continentales norteafricana y sureuropea, originándose enormes presiones, que provocaron la verticalidad de los tajos, que tenemos ante nosotros. Todas estas peñas y peñones, junto a los que vamos caminando han sufrido acusados procesos de karstificación por disolución, que han creado curiosas formaciones imitativas que desafiarán nuestra imaginación en mas de una ocasión. 
Llega un momento que parece imposible que podamos continuar al acercarnos a la base de unos tajos, pero como por arte de magia aparece ante nosotros, una especie de embudo conocido como "la Colailla de Doña Ana", el tramo más vertical, que paradójicamente supuso una tregua para más de uno, porque a pesar de su dureza, al estar en sombra y pasar de terreno descompuesto de gravilla a roca más compacta, uno ya podía ascender de forma más tranquila y segura, afianzando perfectamente cada paso, por un terreno muy empinado, pero al mismo tiempo muy escalonado, aquí más de uno fue padeciendo su propio calvario  y quienes no trajeron los 3 litros mínimo que siempre hay que llevar a las rutas de nivel Alto, Muy Alto, agotaron su última gota de agua, antes de llegar al collado de Los Navazos, reagrupándonos todos tras el primer murete de piedra donde nos sentamos a almorzar, mientras los primeros compañeros que iban a coronar el cerro Doña Ana ya habían partido ladera arriba, seguido minutos después por los compañeros que seguirían su estela. Mientras el resto se debatía entre descender ya hacia Alfarnatejo por el Camino del Tallón o coronar el cerro del Fraile, descendiendo por su cara N-O.
Ahora que conozco las dos versiones para rodear el Gómer por ambos lados, os puedo asegurar sin lugar a dudas que rodearlo por su cara Oeste y Norte, aun siendo un poquito más largo es mucho más dócil y rápido de realizar por la sencilla razón de que la pendiente es mucho mas tenida, el terreno para caminar es mucho más dócil hasta el punto de que hay muchos corredores de hierba y además los tramos de más pendiente los haces amparado por la sombra de las imponentes paredes de la cara Norte del Gómer que llevamos todo el tiempo a nuestra derecha. Rodeando el Gómer por su cara oeste y Norte, podemos observar algunas cavidades y umbrías, en ocasiones tapizadas por grandes yedras, helechos y líquenes, que se alimentan de la humedad reinante en las perpetuas sombras de la cara norte del Gómer.
¡Cada salida a la Naturaleza es una enseñanza y en este caso además, agradezco las buenas intenciones de los dos compañeros que me sugirieron esta opción que por otra parte nos dio a conocer una perspectiva espectacular de la cara Oeste del Doña Ana y el escalonado paso de la "Colailla" de su mismo nombre.
Habían pasado ya la 15.30 pm cuando, los compañeros que renunciaban al cerro Doña Ana, renunciando a la cronoescalada que ya quedaba como única fórmula para que no te pillara la noche, si pretendías hacer el triplete, enfilaron sus pasos hacia el cerro del Fraile, de forma tranquila renunciando a la opción clásica de la trazada recta con cresteo final por la derecha, y ascendiendo en perpendicular hacia la izquierda, a través de una lengua de tierra primero y de un sendero ganadero después que discurre cerca de una alambrada instalada en el mismo cordal de la montaña y que caminando cerca del mismo, nos permite coronar la cumbre del Fraile (1.229 m) el más alto de los tres, de una forma mucho más cómoda y escalonada que la ascensión directa con cresteo final por la derecha, que fue por donde la afrontaron los compañeros que habían hecho previamente El Doña Ana y que llegaron a reagruparse con nosotros en la misma cumbre del cerro del Fraile. Una heroicidad, a nivel deportivo.
Anteriormente los compañeros habían ascendido al Doña Ana, que partiendo desde El Navazo en dirección S-E es el más alomado de los tres, dejando a su izquierda el tajo de La Paloma que tiene una brecha en el centro por la cual se puede pasar entre dos pináculos cual colmillos gigantes,  tanto a la subida como a la bajada si lo deseamos. Aunque apenas hay trazas de sendero para el Doña Ana (1.2020 m) tampoco es muy necesario pues el terreno es muy diáfano y casi se puede caminar por donde uno quiera, ya que tiene varias praderitas que nos ayudan a ir ganando altura entre tanto pedregal por aquí, solo el tramo final se presenta agreste con un lapiaz salvaje en su zona de cumbre, huérfana de vértice geodésico, el redondeado perfil por el que hemos ascendido, contrasta con los escalofriantes tajos que se asoman a su cara Sur y Este. Impresionante balcón sobre el valle del río Sábar.

Los compañeros que descendían tras coronar los Altos de Doña Ana formados por un extraordinario espolón calizo, coincidieron fugazmente a la altura del collado de Los Navazos con los componentes del grupo que optó por descender a Alfarnatejo por el sendero que pronto se convierte en pista terriza conocida comino camino del Tallón, originariamente conocido del “Talión”, en referencia al arroyo que desciende paralelo a este camino que desciende entre la vertiente S-E del cerro del Fraile a nuestra izquierda y las umbrías de la vertiente N-E, del con sus piedras ruiniformes a consecuencia de la karstificación y la vegetación de hiedras trepadoras frondosas del piso mesomediterráneo.


Los héroes de la Triple Corona ascendieron en tiempo record al cerro del Fraile, en cuya cumbre se juntaron con el grupo que había renunciado al Doñana. Allí arriba en la cumbre del Fraile,  las temperaturas descendieron con una velocidad tremenda. Tiempo justo para hacernos la foto de grupo y comenzar el descenso que en un principio teníamos prevista haber hecho por la cordal, pero que unos 100 m mas allá de la cumbre, abandonamos definitivamente para enlazar con una antigua senda ganadera que sin margen de error nos lleva hasta el pie de monte sin más dificultad que un paso escalonado a mitad de descenso con algo de vuelo, pero que con un poco de calma se pasa sin ninguna dificultad. 


Y una vez superado, atravesamos una pedrera y no tardamos mucho en caminar por terreno de prados hasta enlazar con una primera pista terriza que tomándola a la derecha nos lleva sin margen de error hasta las inmediaciones de la Fuente del Conejo, inicio y final de ruta, donde cogimos nuestros vehículos para trasladarnos al centro de Alfarnatejo para reunirnos con los compañeros que habían descendido por el camino del Tallón y ya iban por la segunda cerveza en el Restaurante Los Pirineos del Sur, ubicado en el distrito financiero de Alfarnatejo City, especializado en choto al ajillo, el chivo frito, las sopas
cachorreñas, la ensalada con hierbabuena y ajos, la saina y las migas acompañadas de uvas, melón, sandía, naranjas, aceitunas o arencas son otras exquisiteces culinarias, con las que más de uno se estuvo deleitando, mientras confraternizábamos con emotivos brindis y agradecimientos a todos los compañeros por su buen hacer, prometiendo regresar a Alfarnatejo para programar una futura ruta que acabe en el mismo lugar, pero esa próxima vez con almuerzo o cena. Dicho queda.

5 comentarios :

  1. ¡¡Pedazo crónica!!, amigo. Somos unos privilegiados al tener la oportunidad de acompañarte en alguna de tus rutas...como esta. Mil Gracias siempre. Un abrazo de tus admiradores de Casarabonela. Juan&Lourdes

    ResponderEliminar
  2. Wow! this is Amazing! Do you know your hidden name meaning ? Click here to find your hidden name meaning

    ResponderEliminar
  3. Wow! this is Amazing! Do you know your hidden name meaning ? Click here to find your hidden name meaning

    ResponderEliminar
  4. Your Affiliate Money Printing Machine is waiting -

    Plus, getting it running is as simple as 1...2...3!

    It's super easy how it works...

    STEP 1. Input into the system what affiliate products you want to push
    STEP 2. Add some PUSH BUTTON TRAFFIC (this ONLY takes 2 minutes)
    STEP 3. See how the affiliate products system grow your list and up-sell your affiliate products on it's own!

    Do you want to start making profits??

    Click here to launch the system

    ResponderEliminar